domingo, 4 de diciembre de 2011

Nadar, elevando la fotografía a la altura del arte (IV)


Biografía y mayores logros (III): una  vida de trabajo


En 1871, tras La Comuna de París, Nadar quedó arruinado, y tuvo que abandonar gran parte de su estudio, quedándose solo la planta baja. Volvió entonces a la la fotografía, pero sobre todo, para realizar trabajos que le asegurasen su subsistencia. Tuvo entonces que dedicarse, además de continuar con los retratos, a otros menesteres, como la fotografía erótica (de la que también fue pionero), o la fotografía médico-científica (también la inventó):
  • La fotografía de investigación científica. Se considera también que Nadar fue su inventor, aunque nos quedan pocos ejemplos de fotografías: ejemplo bastante conocido son estas, del examen médico de un hermafrodita, llevado a cabo en París en 1861.


Son innombrables las aplicaciones de esta disciplina, pero la más inmediata fue su aplicación en la enseñanza (sobre todo en el campo de la anatomía y la histología), desde la más avanzada (científicos de todo el mundo podían, de forma gráfica, estar al corriente de los últimos y extraños casos clínicos) a la universitaria (lo que suponía un ahorro económico muy importante para las universidades), pasando por la de simple divulgación, en la que los aspectos más mundanos de la ciencia podían ser mostrados al público mayor. Por otra parte, no podemos olvidar el vínculo entre ciencia y fotografía (no sólo por sus orígenes y fundamentos químicos): si Ramón y Cajal no hubiera sido aficionado a la fotografía, probablemente no hubiera podido ayudarse de colorantes en sus investigaciones, y los avances en el campo neuronal hubieran costado muchos años más.
  • La fotografía erótica. Aunque esta es la atribución más discutible, se ha reconocido a Nadar como el inventor de la fotografía erótica desde un punto de vista artístico. Sin embargo, se conservan muy pocas imágenes suyas de este género; la mayoría corresponder a actrices y bailarinas, tal como era habitual. Podemos ver aquí una de ellas.

Hubo varias posiciones con respecto a la fotografía que incluía cuerpos humanos desnudos: desde la supuestamente exenta de erotismo (por ejemplo, la obra de Félix-Jacques Moulin, quien decía concebir sus fotografías de desnudos como meras naturalezas muertas*) hasta la meramente pornográfica, dedicada sobre todo a la publicidad de los negocios sexuales**. También hubo quien reclamó su utilidad en el ámbito de la pintura, ya que permitía ahorrar grandes costes a un pintor al poder prescindir de modelo. En un tono intermedio, aunque más cercano a la primera, tenemos que entender la obra de Nadar.

Las bañistas (c.1853), de Moulin

La representación del cuerpo humano con fines eróticos ha sido una constante en la historia, pero con la fotografía se alcanzaban unas cotas de realismo mucho más prácticas que la pintura: la fotografía erótica resultaba más barata, fácil de crear (no hacía falta más que una modelo, una cámara y unos pocos minutos), fácil de difundir (tras la popularización la técnica del negativo, podían obtenerse muchísimas copias) y fácil de esconder (debido a su pequeño tamaño, mucho más que cualquier pintura con tonos eróticos).

En ocasiones se cita al propio Daguerre como inventor de la fotografía erótica, ya que en 1837 tomó una fotografía a una escultura de estilo clásico. Sin embargo, no se sabe quién ni cuando realizó la primera fotografía de un desnudo real; ya en 1845 comienzan a aparecer daguerrotipos eróticos de pequeño tamaño. Rápidamente aparecieron también escenas explícitas (imágenes de genitales, relaciones sexuales tanto heterosexuales como lésbicas…). Pero esta, es otra historia.

¿Se referirán los libros a esta imagen del estudio de Daguerre? Espero que no.


Sigamos con la vida de Nadar.

En abril de 1874, se celebró la primera exposición de los Impresionistas en el estudio de calle Saint-Lazare. Suele atribuírsele la organización; sin embargo, en estos momentos de su vida, Nadar solía alquilar su estudio. Es probable que sugiriese u ordenase al arrendador acoger a los impresionistas, pero en cualquier caso, no fue el organizador.


En 1886 Nadar acompañó a su hijo, Paul Tournachon, a realizar una entrevista del químico Eugene Chevreul, y aprovechó para hacer fotos. Este trabajo doble, publicado el 5 de septiembre en el Journal Illustré, puede considerarse el primer reportaje fotográfico realizado al mismo tiempo que la acción que se narra (la técnica de la recreación ficticia si que estaba más explorada): inagura con esto, otra importante rama de la fotografía.


Las fotos existen en mayor calidad, pero así pueden hacerse una idea del reportaje fotográfico.

En honor a la verdad, esta fue una invención parcial: ya en la Guerra de Crimea se habían realizado algunos daguerrotipos, pero fueron publicados en los periódicos en forma de grabado, ya que las innovaciones de la imprenta necesarias para que pudieran imprimirse publicaciones con fotografías no se llevaron a cabo hasta las dos últimas décadas del siglo XIX; hasta entonces, algunas publicaciones incluían fotografías pegadas, en lo que fue pionero William Fox Talbot.

De 1887 a 1894, se instaló en una casa solariega en el Bosque de Sénart donde acogió a sus amigos necesitados, aunque él mismo está arruinado. En 1894, con 77 años, Nadar decidió probar fortuna de nuevo: dejó a su hijo la gestión de sus asuntos en París, y fundó un estudio fotográfico en Marsella. Apodado el “deán de los fotógrafos franceses”, consiguió de nuevo la gloria en la Región de Marsella, además de trabar amistad con el escritor Federico Mistral.

Su hijo Paul, le organizó una exposición retrospectiva para la Exposición Universal de París de 1900, que fue un éxito total. En 1904, Nadar volvió a París. Fallecerá allí el 21 de marzo de 1910, a punto de cumplir 90 años.

Así, el año pasado, se cumplieron 100 de su muerte; considero que no se realizaron suficientes homenajes. Este trabajo es anterior a esas fecha: quizás ahora, hubiese redactado uno muy diferente. En las siguientes entradas intentaré recuperar algunos de sus retratos más memorables, así como explicar las relaciones de su obra con la pintura de la época.

*No obstante, hay que aclarar que gran parte de su trabajo fue censurado y retirado por obsceno, y que él mismo fue condenado a un mes de cárcel. Los archivos judiciales lo describieron como “tan obsceno que incluso el pronunciar los títulos (…) sería ya cometer una indecencia”.
** El primer estereoscopio con desnudos data de entre 1838 y 1842. Rápidamente se convirtió en algo muy extendido y popular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada